Home / Recetas / Legumbres / Salsa mejicana de frijoles negros (con nachos)
Salsa mejicana de frijoles negros (con nachos)

Salsa mejicana de frijoles negros (con nachos)

La salsa de frijoles negros o alubias suele acompañarse con los conocidos nachos, plato típico mexicano que consiste en trozos triangulares de tortilla, acompañada de esta salsa, realizada a partir de queso y frijoles, aunque existen multitud de variantes.

Se trata de una receta muy fácil de elaborar y que se puede personalizar, pues admite multitud de ingredientes. Utilizaremos un tipo de frijoles negros que deberemos dejar la noche anterior a remojo (al igual que hacemos con los garbanzos y el cocido), en caso contrario podemos utilizar alubias negras pre-cocinadas. Además acompañaremos de queso rallado preferiblemente cheddar o incluso mejor una mezcla de quesos. Esto lo podremos variar posteriormente a nuestro gusto. Los chiles jalapeños son opcionales ya que no siempre los vamos a encontrar en el supermercado, por lo demás seguiremos la receta tradicional. Como cualquier receta mejicana acompañaremos con nachos cujientes para poder mojar mejor en la salsa y obtener ese toque de sabor al estilo jalisco.

Ingredientes para hacer salsa de frijoles negros

  • 200 g de frijoles negros
  • 170 g de queso rallado
  • 1 cucharada de cilantro picado
  • 3-4 de lechuga
  • 1 botella de salsa pico de gallo
  • 3 cucharadas de chiles jalapeños
  • 1 cucharada de ajo picado
  • 2 cucharadas de comino
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen
  • 1 paquete de nachos

Preparación de la salsa mejicana con nachos

En primer lugar, ponemos a calentar a fuego medio una olla y echamos los frijoles negros. Echamos agua hasta cubrir las alubias y lo hervimos durante una hora aproximadamente. Una vez estén tiernos, los escurrimos y lo reservamos.

Extendemos los frijoles sobre una fuente apta para el horno y espolvoreamos con el queso rallado y el comino.

Lo mantenemos en el horno durante unos 10-15 minutos a una temperatura de 190 ºC. Transcurrido este tiempo, retiramos la fuente del horno y añadimos el cilantro, la botella de salsa de pico de gallo y el ajo picado. Por último, cortamos la lechuga en finas tiras y las echamos por encima de la salsa.

Esta salsa suele acompañarse, como ya hemos dicho anteriormente, con nachos, por lo que, los colocamos alrededor de los frijoles.

Este plato debe servirse de inmediato, de modo que el queso no se enfríe.

Scroll To Top