Home / Recetas / Huevos Lácteos / Huevos rotos con jamón serrano
Huevos rotos con jamón serrano

Huevos rotos con jamón serrano

A continuación te presentamos una receta muy fácil de preparar y además, muy económica. Se trata de huevos rotos con trocitos de jamón serrano. Existen multitud de acompañamientos como las patatas a lo pobre, con chorizo o incluso con bacalao y champiñones.

Este plato lo podemos consumir como tapa o tentempié o incluso como primer plato, acompañado de pan y un buen vino tinto. Sin duda, es una buena manera de disfrutar de un buen plato de comida en estos días de calor. Una receta muy sabrosa y fácil de hacer aunque no apta para dietas bajas para rebajar peso y colesterol ya que tiene un alto valor energético y un alto aporte calórico.

Ingredientes para hacer unos huevos rotos con jamón serrano

  • 6 huevos de gallina
  • 200 gr de jamón serrano
  • 5 patatas
  • 200 ml de aceite de oliva
  • 1 pizca de sal
  • pan para acompañar

Una de huevos rotos con jamón serrano…

En primer lugar, troceamos el jamón serrano en pequeños trozos o tiras alargadas.  Por otra parte, pelamos y lavamos las patatas, después las partimos en pequeños trozos alargados.

Ponemos el aceite de olivar en una sartén mediana y lo dejamos a fuego alto. Cuando el aceite esté caliente, bajamos el fuego a nivel medio y agregamos las patatas. Éstas deben quedar bien cubiertas por el aceite para que se frían bien por todas sus partes. Cuando estén bien doradas las patatas, las retiramos del fuego y las dejamos en una fuente, con un papel de cocina para que absorba el exceso de aceite.

Ahora vamos a hacer los huevos, para ello, los freímos con un poco de aceite y a fuego medio. Debemos procurar que las yemas queden todavía líquidas y la claras poco cocidas, entonces los retiramos del fuego y los vamos dejando sobre las patatas (habiendo retirado el papel absorbente previamente).

Cuando hayamos terminado de freir los huevos, agregamos los trocitos de jamón serrano por encima.

Por último, vamos a cortar los huevos. Lo haremos con la ayuda de un cuchillo bien afilado. Con la punta, le damos un pequeño corte a las yemas para conseguir que las yemas se derramen por las patatas y el jamón. Le echamos una pizca de sal por encima y ya están listos para consumir.

 

Scroll To Top