Home / Recetas / Postres / Croissants
Croissants

Croissants

En esta receta vamos a aprender a hacer los conocidos cruasans o croissants, en francés. Se trata de una pieza de bollería con forma de media luna hecha a base de masa de hojaldre, mantequilla y levadura.

Además, se pueden rellenar tanto de dulce (como chocolate, crema, dulce de leche,…) como de salado (jamón y queso o sobrasada).

Son muy fáciles de hacer y las podemos comer en la merienda o como complemento a un buen desayuno ya que contiene un alto aporte calórico.

Si sigues los pasos que te proponemos a continuación conseguirás preparar unos deliciosos croissants con una pinta tan buena como la que te proponemos en la foto. Vistosos por fuera y con una gran textura por dentro, esponjosos y crujientes.

Ingredientes para hacer croissants

  • 500 gr de harina de trigo
  • 40 gr de azúcar
  • 1 cucharada de sal
  • 2 cucharadas de levadura en polvo
  • 300 ml leche a temperatura ambiente
  • 350 gr de mantequilla
  • 1 huevo

Empezamos paso a paso con los croissants…

En primer lugar, cogemos 300 g de mantequilla, la dejamos a temperatura ambiente para que se ablande y después, la aplanamos con la ayuda de un rodillo entre dos láminas de papel vegetal o de cocina. Debemos formar un rectángulo de, aproximadamente, 5 mm de grosor. Una vez hemos terminado, lo dejamos enfriar en el frigorífico.

Por otra parte, en un bol grande, mezclamos el resto de ingredientes secos (la harina, el azúcar, la sal y la levadura), después hacemos un hoyo en el centro y añadimos la leche. A partir de entonces, debemos amasar hasta obtener una masa suave. En caso de quedar un poco seca, añadiremos un poco más de leche. Una vez hemos conseguido una masa suave y elástica, la dejamos fermentar en un cuenco engrasado con el resto de la mantequilla sobrante. Cuando haya duplicado el tamaño, ya estará lista para cocinar.

Transcurrido ese tiempo, amasamos la masa un poco. Después dejamos ablandar la mantequilla para que no esté fría. Posteriormente, extendemos esta masa sobre una superficie enharinada para evitar que se pegue. Depositamos la mantequilla en el centro y después, con el extremo más corto de la masa mirando hacia nosotros, doblamos el tercio superior hacia el centro, plegando el tercio inferior hacia arriba y pellizcando los lados para juntarlos. A continuación, giramos para que el doblez quede a nuestra izquierda y el pliegue superior a nuestra derecha. Extendemos la masa con el rodillo hasta formar un rectángulo y volvemos a doblarla. Si encontramos la mantequilla demasiado blanda y se sale por los lados, nuestro consejo es envolverla con un film transparente y dejarla unos minutos en el frigorífico.

Debemos repetir este proceso de extender y doblar la masa dos veces más. Cuando terminemos todo el proceso con los croissants, batimos el huevo y le añadimos una cucharada de leche. A continuación, debemos untar los triángulos resultantes con el huevo. Debemos dar forma de croissant empezando por la base y doblando las puntas hacia dentro. Por último, ponemos todos los croissants en una bandeja apta para el horno, sin necesidad de engrasarla, y los cocemos al horno durante 20 minutos a temperatura alta, 200 ºC aproximadamente, o hasta ver que están dorados.

 

Scroll To Top