seguro de salud hecho fácil comprar viagra online Droguerias 24 horas cerca de mí
Home / Recetas / Postres / Crema catalana casera
Crema catalana casera

Crema catalana casera

La crema catalana es un postre bien conocido por muchos como crema quemada. Procede de la cocina catalana y es una basicamente una base de crema con yema de huevo y azucar caramelizado. Tiene una forma muy fácil de hacer, y resulta ser perfecta para cuando tenemos alguna visita especial.

Es muy común tomar esta receta el día de San José el 19 de marzo, pero lo podemos hacer cualquier día del año perfectamente sin morir en el intento.

También llamada crema quemada, se tuesta por encima con azúcar caramelizado. Esta es una receta muy sabrosa para nuestros postres, tiene un contraste crujiente muy especial y suele salir fácil de preparar.

Ingredientes para hacer una crema catalana

  • 8 yemas de huevo
  • 1 litro leche de vaca entera
  • 200 gr de azúcar blanco
  • 80 gr de harina de maíz
  • 1 piel de naranja
  • 1 piel de limón
  • 1 rama de canela

Preparación de la crema catalana casera

Para empezar calentamos toda la leche con la piel de una naranja y la piel de un limón, de esta manera conseguiremos que la leche tome con profundidad todo este sabor

Por otra parte mezclaremos las yemas de los 8 huevos con el azúcar y la harina de maíz (en el caso de que no tengamos harina de maíz podremos utilizar harina de trigo pero 120 gramos). Para realizar este paso podemos ayudarnos de leche caliente, de esta forma podremos mezclar con más facilidad.

Cuando la leche ha comenzado a hervir, deberemos añadir la mezcla que mientras hemos preparado. Después pasaremos toda la mezcla por el colador chino y eliminaremos impurezas.

Removeremos a fuego muy lento con la espátula para que no se nos pegue la crema. Cuando comience a espesar deberemos dejarla enfriar (hay que tener cuidado no espese demasiado, porque una vez enfríe volverá a espesar un poco más). Dejamos reposar a temperatura ambiente

Cuando podamos, y no esté muy caliente, la pasamos a una cazuela de barro y dejamos enfriar en la nevera tapándolo con un papel transparente agujereado (podemos hacerle agujeros nosotros mismos para que pueda respirar). Dejamos varias horas

Para acabar, echaremos mucho azúcar en cada plato y quemamos dejándo la superficie ligeramente tostada (esto lo podemos conseguir mediante un soplete pequeño, con el horno grill o el tipico quemador). Servimos inmediatamente.

Scroll To Top