Home / Recetas / Almendras saladas o fritas
Almendras saladas o fritas

Almendras saladas o fritas

La almendra es el fruto del almendro. Existen diferentes variedades entre las que destaca la almendra marcona, más dulce y con menos aceite en su composición. Ello nos permite producir las típicas almendras fritas. Este fruto aporta un valor energético de 575 kcal por cada 100 g, además de vitaminas B1, B2, B3, B5, B6, B9, vitamina E, zinc, hierro, calcio, potasio, fósforo y magnesio. Las almendras saladas o fritas suelen utilizarse como aperitivo antes de las comidas, acompañadas de aceitunas, papas u otros frutos secos. El hecho de ser muy nutritivas y sobretodo complementarias hace que sean necesarias de vez en cuando en nuestra dieta. Las podemos utilizar como aperitivo a diferentes platos o incluso añadirlas partidas a las ensaladas u otros platos conocidos.

Ingredientes para hacer almendras saladas

  • 225 g de almendras enteras, con piel o peladas
  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen
  • sal gruesa

¿Cómo se hacen unas almendras saladas?

Antes de comenzar debemos explicar cómo conseguir pelar las almendras. Para ello, debemos sumergirlas en agua hirviendo durante 3 o 4 minutos solamente. Pasado este tiempo, las retiraremos y las sumergiremos en agua fría durante un minuto.

Posteriormente las retiramos del agua y vemos cómo la piel se puede quitar fácilmente con los dedos. Después deberemos secarlas sobre un papel de cocina.

Para hacer las almendras saladas debemos precalentar el horno a 180 ºC en primer lugar. Después vertemos el aceite de oliva en una bandeja de asados y la inclinamos para repartir el aceite y cubrir toda la base.

Posteriormente, echamos las almendras y removemos bien para que queden todas untadas en aceite.

A continuación, metemos la bandeja en el horno durante 15-20 minutos o hasta que veamos que están tostadas.

De vez en cuando, debemos moverlas para darles la vuelta mientras se tuestan. Finalizado este tiempo, apagamos el horno y retiramos la bandeja. Ponemos las almendras en un bol, las sazonamos con abundante sal gruesa y removemos.

Por último decir que también podemos hacer lo mismo con otros frutos secos, ya sean avellanas, cacahuetes,…

Scroll To Top