Home / Conocimientos / Artículos Varios / Tipos de quesos españoles. ¿Te gusta el queso?
Tipos de quesos españoles. ¿Te gusta el queso?

Tipos de quesos españoles. ¿Te gusta el queso?

Cuando compramos un queso, es conveniente saber su procedencia y calidad para seleccionarlo según los gustos o el uso culinario. El queso duro será picante y fuerte, el queso blando cremoso y suave, y el queso absolutamente blando, fresco y tendrá color y sabor a leche.

Los quesos blandos y frescos se conservan envueltos en paños en el frigo. Y el resto de los tipos, en lugares frescos a unos 12ºC de temperatura. Después de cortarlos, se protegerán con papel de plata o plástico para evitar la formación de costra.

A continuación mostraremos unos pocos quesos de nuestra tierra y las características de cada uno.

 

Quesos de España ¿Cómo son?

Alicante: Queso fresco de cabra, que se debe consumir recién hecho. Es muy blando, blanco y de aspecto lechoso

Aragón: De pasta semidura, poco curado y elaborado con leche de oveja. Se debe consumir rápidamente, ya que a los 20 días pierde calidad.

Burgos: De leche de oveja, se consume fresco (sin fermentar), después de 2 días de su elaboración. Muy blando y blanco. Famoso también el de Villalón.

Cabrales: De leche de vaca y, a veces, de oveja y cabra. Es muy graso y de un color blanco y verdoso, aroma intenso y algo picante. Se cría en cuevas naturales con corrientes de aire que favorecen la fermentación. Se envuelve en hojas de árbol. Extraído de la cueva, se conserva entre 2 y 3 semanas. Parecido al “Roquefort”.

Cádiz: Queso fresco de cabra con un sabor fuerte, cuyo proceso de fermentación y maduración es corto (3 a 5 días). Se consume en fresco, antes de que pasen 20 días.

Cebrero: De leche de vaca, se consume semicurado y fresco. Se puede conservar hasta 6 meses. Es de Lugo y tiene forma de seta. Es ácido y sabe a leche fresca.

Idiazábal: El queso del país vasco. De leche de oveja, se distingue por su sabor ahumado. Pasta firme y amarillenta. Conservación: 1 año.

La Serena: De Badajoz. De leche de oveja y consistencia dura. Tarda en madurar mes y medio y se conserva dos años.

Mahón: De leche de vaca con un poco de leche de oveja. Semifresco resulta suave y, oreado con aceite, algo más duro.

Málaga: De leche de cabra se puede consumir fresco (a los 5 días de su maduración) o en aceite, que se conserva unos 2 o 3 meses.

Manchego: De leche de oveja y se puede encontrar blando, muy blanco, curado o en aceite. Se conserva un año y, en aceite, dos.

Pasiego: El prensado se elabora con leche de vaca algo desnatada. Es blando y se conserva un mes. El que es sin prensar, es queso sin fermentar. Tiene olor y sabor a leche y debe consumirse antes de la semana.

San Simón: Es famoso este queso de Lugo por su corteza brillante (debida al ahumado) y su forma de pera. De leche de vaca, se conserva durante dos años, aunque se puede consumir al mes de su maduración.

Tetilla: Otro queso gallego de leche de vaca con sabor ácido. Es blando y de unos 2 meses de duración.

Scroll To Top