Home / Conocimientos / Artículos Varios / Cómo atar y rellenar un pollo
Cómo atar y rellenar un pollo

Cómo atar y rellenar un pollo

Dentro de la carne más consumida en el mundo se encuentra el pollo, debido a su bajo coste, su bajo contenido en grasa y su fácil preparación. Además, se digiere más fácilmente que otros tipos de carne, como por ejemplo, la carne roja.

También puede consumirse la carne de gallina pero, sin embargo, ésta es más dura y debe cocer más tiempo que la del pollo para que quede tierna. Normalmente, la carne de gallina se utiliza para hacer caldos, pues deja buen sabor.

A continuación te enseñamos una manera muy sencilla de rellenar y atar un pollo tanto para asarlo al horno como para guisarlo.

Puedes utilizar diferentes rellenos aunque los más comunes son los basados en las migas de pan o a partir de carne picada de cerdo o riñones, todo mezclado con frutas picadas y nueces.

La cantidad de relleno varía dependiendo del tamaño del ave, pero aproximadamente se sitúa entre 150 y 200 gr para el relleno de migas de pan y de 200-250 gr para el relleno de carne picada con frutas.

Pasos que debes seguir para rellenar el pollo

En primer lugar, corta el cuello del pollo respetando su piel después estira la piel del cuello. Mete el relleno por la cavidad con la ayuda de una cuchara sopera.

Después debes doblar la piel del cuello sobrante hacia atrás, poniendo las puntas de las alas por encima, para que se mantenga en su sitio. Mete una aguja o pincho  a través de las alas para que quede bien cerrado.

Da la vuelta al pollo y átalo con un hilo de cocina sobre los muslos y la rabadilla.

Con el relleno sobrante, haz pequeñas bolitas para asarlo debajo del pollo.

Por último, pone el pollo de forma que quede la pechuga hacia arriba y las puntas de las alas hacia debajo. Ata en el centro un hilo de cocina de forma que quede por debajo del rabadillo y crúzalo. Después pasa el hilo por debajo, entre los muslos. Finalmente, ata las puntas de los cabos por el cuello para que no se mueva.

Si quieres condimentar el pollo puedes utilizar hierbas aromáticas como estragón, romero o tomillo.

Por último, un consejo para saber si el pollo está hecho al punto, debes pinchar la parte más gruesa del ave, normalmente el muslo o contramuslo. Si el jugo sale limpio y sin color significa que ya está en su punto. Por el contrario, si sale con un tono rosáceo, significa que todavía debe estar más tiempo en el horno.

Scroll To Top